Style Switcher

Predefined Colors

Postergar,el hábito inadecuado de aplazar las cosas.

 

Es un mal hábito que nos hace posponer todo para otro momento. Este tipo de hábitos inadecuados  hace que dilatemos el alcanzar nuestros objetivos.

¿Qué consecuencias puede ocasionar la postergación constante?

  • Falta de confianza: Puede ocasionar que las personas desconfíen de la persona que posterga, sobre todo cuando la actividad involucra a terceros.
  • Genera emociones negativas: Ya que, si son conscientes y desean algo, pero por falta de recursos no pueden alcanzarlo y lo posponen muchas personas pueden llegar a sentir sentimientos de frustración, culpa, angustia e incluso depresión.

¿Por qué posponemos?

  1. Resistencia al cambio o miedo a salir de la zona de confort: Si nos sentimos bien con un hábito, nos es difícil cambiarlo ya que esto puede conllevar a una serie de “normas nuevas” a las que todavía no nos habituamos y que nos pueden hacer sentir ansiedad. Además, esos cambios pueden generar un progreso en nuestra meta, para el que no nos sentimos cómodos ni preparados.

 

  1. Miedo al fracaso: Posponemos acciones que nos coloquen cerca de nuestra meta, con el objetivo de no sentirnos inadecuados frente a la meta.

 

  1. Falta de claridad en los objetivos: Se fijan objetivos que no tiene relación con su escala de valores. Es importante fijar nuestros objetivos inteligentemente y que estén en relación a nuestros valores.

 

  1. Ya se volvió un hábito: Es algo que está en el inconsciente, se vuelve una conducta automática. Posponemos cualquier situación que nos molesta o nos ocasiono estrés o miedo. Aunque podamos solucionarlo.

 

Evalúa ¿cual es la razón principal de tus postergaciones?, sobre todo cual es la emoción que activa esas sensaciones negativas para no realizarlo, siempre hay emociones ocultas.

Tania Scamarone

Psicóloga, coach en PNL, instructora de yoga

Cel: 989222077

Posted in PsicologíaTagged ,

Post a Comment